Beauty & Skincare

Esmaltes veganos y libres de tóxicos ¿realmente funcionan?

¿Esmaltes veganos?  Tengo que admitir que fue un descubrimiento de la cuarentena, pero los probé y aquí les cuento mi experiencia.

Tenía dip powder cuando empezó el confinamiento, así que me lo tuve que quitar para darme cuenta lo débiles, quebradizas y amarillas que estaban mis uñas.

Fue allí donde empecé a buscar opciones más saludables para mis uñas y encontré los esmaltes veganos.

Imagen via Kia Charlotta

¿PORQUÉ ESCOGÍ ESMALTES VEGANOS?

Resulta que estos esmaltes no solo no son probados en animales, sino que son libres de muchos tóxicos que afectan nuestro organismo.

Las marcas veganas colocan referencias como 8 free para indicar la cantidad de tóxicos menos que no contienen sus esmaltes.

En mi caso, conseguí unos 14 free de la marca Kia Charlotta en Limitless Beauty Collective.

Me sorprendió ver su envase tan pequeño cuando lo recibí, pero resulta que los hacen en botellas de 5ml porque hay estudios que demuestran que no usamos más de la mitad de los envases de 10 ml, llevando el contenido a secarse y quedando en la basura.

¿REALMENTE FUNCIONAN?

Coloqué dos capas finas para que mis uñas quedaran con el tono deseado y eso fue suficiente para que me durara casi dos semanas enteras, por lo que la respuesta es sí funcionan.

Aparte sentí que tiene un secado bastante rápido, cosa que se me dificulta con otros esmaltes “regulares”.

QUITA ESMALTES VEGANO

La prueba tenía que ser completa, así que compré un kit que incluía unos pads removedores de esmalte libre de acetona y alcohol.

Lo que más me gustó es que con un solo pad pude quitarme el esmalte de ambas manos, dejándolas humectadas gracias a su fórmula con aceite de jojoba y aguacate.

Ver proceso de quitar el esmalte con los pads AQUÍ.

¡TODO ES BALANCE!

Si estás en busca de una opción ecológica pero también efectiva, se los recomiendo con los ojos cerrados.

Esta cuarentena me ha servido para darme cariño de una forma más responsable con el ambiente, poniendo a descansar mi piel de tantos tóxicos, pero sintiéndome igual de bella y femenina.

No digo que no vuelva a usar alguna vez uñas acrílicas, dip powder u otros procedimientos, pero nunca más seré esclava de ellos.

Besitos, Andrea.

 

 

Sobre el autor

Fashion blogger, asesora de imagen certificado y miembro AICI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: